Novia steampunk

¿No te has planteado ser una novia steampunk? Pues si estás planeando tu boda, quizá deberías hacer una pausa en tus actividades y sopesar esta opción. Seguro que ya conoces las bodas temáticas que tanto éxito tienen en la actualidad (es probable que ya hayas asistido a alguna de ellas), en las que tanto los atuendos de los novios como la decoración del lugar donde se celebra la ceremonia, se ajustan al argumento preferido por los contrayentes. En muchas incluso se sugiere a todos los invitados que acudan vestidos en consonancia con el tema elegido.

¿Qué tiene que ver ésto con tu boda? Posiblemente todo. La moda steampunk es refrescantemente diferente, muy personal, extrañamente bella y siempre elegante. ¿Es así como te gustaría que fuera tu boda?

Crea tu vestido de novia steampunk

Si tanto a ti como a tu pareja os apasiona el estilo steampunk, adelante. Pero, sin llegar a esos extremos, esta moda te ofrece tantas alternativas que, elijas lo que elijas, siempre acertarás. La moda steampunk es al mismo tiempo un saludo al pasado y un presagio del futuro. Puedes llevar un abrigo hecho a la medida sobre un vestido de novia de encaje, un corsé de cuero cosido a mano, joyas pesadas, piezas de metal… Prácticamente todo vale para la novia steampunk. ¡Combina sin miedo todo lo que te guste!

El resultado final hará que parezcas una delicada princesa de cuento de hadas, que al mismo tiempo es una intrépida mujer capaz de patear el trasero al más pintado. Parecerá como si estuvieras a punto de tomar el té con la Reina Victoria y a continuación fueras a cazar a Jack el Destripador. La novia steampunk, al igual que su vestido, es a la vez romántica y fuerte, única en todos los sentidos y preparada para cualquier ocasión.

Por dónde empezar

Lo mejor es que comiences por buscar ideas. Puedes inspirarte en antiguos diseños, en películas steampunk y de la era victoriana, en los artículos de las tiendas vintage, en comics y, por supuesto, en Internet.

Cuando ya tengas claro lo que quieres, el siguiente paso depende de tu economía. Si tu presupuesto es alto, puedes solicitar la ayuda de un diseñador o de un modisto que hará realidad tus deseos, creándote un vestido irrepetible. Si andas mal de fondos, lo mejor será que vayas comprando por separado los distintos elementos que compondrán tu atuendo y mezclándolos sin miedo. El resultado también será espectacular.

Líneas básicas

El color clásico de los vestidos de novia es el blanco. De hecho fue la reina Victoria la que instauró esa tradición y es el color que impera en las ideas que hemos seleccionado para ti. Pero eso no quiere decir que tengas que limitarte a él. Puedes combinar el blanco con los colores básicos de la moda steampunk (marrones y bronces cálidos, azules profundos, púrpuras, burdeos y verde bosque) o ceñirte sólo a estos últimos. En cualquier caso no te preocupes: estarás atrayente con cualquier color.

La mayoría de los que se visten al estilo steampunk se enorgullecen de modificar su ropa. Tú puedes hacer lo mismo con tu vestido: cadenas, engranajes, plumas, broches… Dale tu estilo personal añadiendo detalles clásicos o futuristas. Recuerda que el cielo es el límite.

A continuación te ofrecemos algunas sugerencias que pueden servirte de base para crear tu vestido de novia steampunk.

Corset

El corset es sin duda uno de los símbolos más conocidos del estilo steampunk y por lo tanto resulta imprescindible en tu vestido de novia. Puedes usarlo como prenda única, combinado con una falda larga y quizá unos guantes, y estarás arrebatadora.

Si te parece demasiado atrevido para la ceremonia religiosa, tienes varias soluciones sin tener que renunciar a él. Puedes cubrirte con un bolero, un chal o un mantón que podrás quitarte para la celebración. Otra opción muy interesante es utilizar el corset como prenda exterior sobre una blusa de seda o de raso. Si combinas una blusa blanca con un corset en tonos bronce y con toques de cuero, causarás sensación.

No podemos cerrar el tema sin contarte un pequeño secreto acerca del corset. Muchas novias, debido a los nervios, ganan o pierden un poco de peso entre la prueba final y el gran día. Esto puede hacer que, en el último momento, el vestido no se adapte bien. Pero si vas a llevar un corset no tienes ningún problema: simplemente tienes que aflojar o apretar los cordones de la espalda y te sentará como un guante.

Falda

Desde la clásica falda victoriana, a la falda tipo cabaret, pasando por faldas plisadas, de encaje, de capa, de gasa, fruncidas con cordones o colocadas sobre un montón de crujientes enaguas, las opciones son tan variadas que seguro que encuentras algo que se adapte a tu personalidad.

La falda larga es un elemento básico. Pero, ¿cómo de larga? Si te vas a calzar botas o botines es mejor que no pase de los tobillos para que puedas lucirlos. Las faldas asimétricas y las que permiten ajustar la longitud con cordones son la mejor opción.

Sombrero

Por supuesto que puedes adornar tu pelo simplemente con algunas flores o con un bonito broche con engranajes y cadenas colgantes. Pero si te atreves a llevar un sombrero el efecto será fantástico.

Puedes elegir alguno que ya esté adornado o comprar el sombrero liso y decorarlo a tu gusto. Flores de tela, plumas, perlas o piedras semipreciosas, encajes, terciopelo, engranajes, cadenas y largas bandas colgantes de tul o seda, hará de tu sombrero un tocado maravilloso.

Botas

Como ya comentamos antes, las clásicas botas y botines de cordones hacen un magnífico conjunto con faldas no demasiado largas que te permitan lucir el calzado. Si vas a mostrar también parte de la pierna, elige unas medias de encaje o con rayas verticales.

Para faldas hasta el suelo lo mejor será que te decantes por zapatos de tacón de estilo victoriano o vintage.

Complementos

Una vez que tengas tu vestido preparado y que te sientas como la criatura más bella que jamás se haya puesto una mochila propulsora (jetpack) a vapor, es el momento de ponerte accesorios. Deja que tu vestido y tu cara sean los principales puntos de atención, pero no tengas miedo de divertirte un poco. Un elegante sombrero y velo victoriano remata muy bien un recatado vestido de novia steampunk, mientras que las más atrevidas pueden preferir un elaborado peinado rematado con un par de gafas de aviador.

Añade joyas en consonancia, camafeos, pendientes de tonos envejecidos, gargantillas de encaje, una sombrilla, guantes, pulseras… Sobre y por encima de todo diviértete creando y usando tu vestido de novia steampunk porque tú eres la protagonista.

error: Alert: Content is protected !!