Leggins steampunk

¿Todavía no tienes unos leggins steampunk? ¿A qué estás esperando? Si eres de las que piensan que los leggins no encajan en la estética steampunk es que has visto pocos. Así que olvida tus prejuicios, permite que te contemos algunas curiosidades y que te hagamos algunas sugerencias. Si les das una oportunidad, ya no podrás vivir sin ellos.

¿Por qué se llaman leggins?

La palabra leggins (o leggings) es un término inglés derivado de leg (pierna) que podríamos traducir al español como leotardos, mallas o polainas. Se utiliza para definir una prenda ajustada, similar a un pantalón, que cubre la parte inferior del cuerpo, desde la cintura a los tobillos. Aunque en casi todos los países existen palabras autóctonas que definen esta prenda, el término inglés predomina en el campo de la moda a nivel mundial.

En sus orígenes la finalidad primordial de los leggins cambiaba dependiendo del material con el que estuviesen fabricados. Los tejidos cálidos, como la lana, los convertían en una magnífica prenda interior de abrigo. Los tejidos más flexibles ofrecían libertad de movimientos a deportistas y bailarines.

Una prenda básica cómoda y versátil

Sin embargo los leggins no dieron el salto a la fama hasta la década de los sesenta del siglo pasado, cuando se convirtieron por primera vez en prenda de moda. En nuestros días, a pesar de algunos altibajos, siguen de rabiosa actualidad y muchos modistos y grandes firmas de moda los incluyen en sus colecciones de forma habitual.

Uno de los factores que contribuyeron a la gran popularidad de los leggins fueron las nuevas fibras y las mezclas con las que se confeccionan los tejidos. Nylon, poliéster, lycra, spandex o elastano, solos o combinados, convierten los leggins en una de las prendas más cómodas que podrás usar nunca. La libertad de movimientos que te permiten es tan grande que tendrás la sensación de no llevar nada puesto.

Por otra parte, gracias a las nuevas técnicas de impresión digital podemos encontrar leggins con un aspecto increíble. La calidad de los diseños, la nitidez de los estampados y la luminosidad de los colores resulta realmente impresionante.

Los leggins que te mostramos en esta página son tan sólo una pequeña parte del catálogo. La oferta es tan grande y tan variada que estamos seguros de que vas a encontrar tu modelo ideal, y además al mejor precio del mercado.

Combina tus leggins steampunk

¿Todavía no tienes muy claro cómo combinar los leggins con tu atuendo steampunk? A continuación te ofrecemos algunas sugerencias.

Combina unos leggins de color liso y aspecto envejecido con unas botas altas y un corset de cuero, o con una amplia blusa de lino y un cinturón ancho, para conseguir un look aventurero. Los leggins que tienen las perneras llenas de cortes, como si se hubieran rasgado, son ideales para este estilismo.

Si buscas un aspecto romántico o gótico elige unos leggins de encaje y una falda asimétrica también de encaje, de tul o de gasa. Una blusa de encaje o seda, o un corset de raso junto con unos bonitos zapatos completarán tu conjunto. Si eliges todas las prendas en color blanco o negro el resultado será aún mejor.

Si te atreves con todo y buscas algo muy original, prueba unos leggins estampados, de los que imitan las piernas de un robot. Combínalos con un corset y unas botas o botines adornados con profusión de piezas metálicas.

Esperamos que estas ideas te sirvan de inspiración para crear tu propio estilo. Hay tantos modelos diferentes que te va a resultar muy sencillo.

¿Sabías que…?

Antes de que se popularizase el término leggins, esta prenda era conocida en España como leotardos en honor de su creador, el trapecista francés Jules Léotard (1838-1870). A pesar de haber estudiado derecho, Jules era un apasionado del circo al que dedicó su corta vida. Fue el inventor del trapecio volante y la primera persona que realizó un salto muy peligroso: la pirueta entre dos trapecios. Era tan famoso que incluso escribieron una canción en su honor tres años antes de su muerte: The Daring Young Man on the Flying Trapeze. Desde entonces la canción ha sido interpretada por muchos artistas, como Bruce Springsteen, por citar alguno.

Curiosamente, a pesar de todo lo anterior, el nombre de Jules Léotard se inmortalizó en una prenda de ropa, que inventó con el fin de tener una total libertad de movimientos en el trapecio, al tiempo que lucía su impresionante musculatura. El trapecista francés denominaba a esta prenda maillot, y resultó ser tan cómoda que muy pronto fue adoptada por otros trapecistas, acróbatas, bailarines y gimnastas.

error: Alert: Content is protected !!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar