Botas steampunk

Si no tienes unos zapatos, botines o botas steampunk tu conjunto no estará completo. Al fin y al cabo, contar con una buena base es fundamental en todos los ámbitos. Analiza bien el personaje que quieres representar (no es lo mismo una exploradora que una dama de la alta sociedad) y busca el calzado en consonancia. La oferta es realmente muy amplia, así que te resultará muy sencillo encontrar algo apropiado. A continuación te damos unas pautas básicas, por si tuvieras alguna duda. Sólo tienes que seguir leyendo.

Un zapato para cada ocasión

Cuando emprendes un proyecto que te gusta, lo realmente importante es el resultado final. Pero, si lo piensas bien, lo que más nos hace disfrutar es la ilusión que ponemos en él, la búsqueda minuciosa de todo lo que vamos a necesitar y saborear por adelantado nuestro éxito. Así que tómate tu tiempo y disfruta mientras eliges.

Botas steampunk

La finalidad primordial de las botas era, por una parte, defenderse de las inclemencias del tiempo y, por otra, proteger los pies y los tobillos en determinados trabajos. Aunque ya se venían utilizando desde varios siglos antes, alcanzaron su mayor popularidad entre hombres y mujeres durante la época victoriana.

La altura de las botas steampunk oscila entra las que sólo cubren el tobillo y las que llegan por debajo de la rodilla. Si estás preparando el atuendo de una exploradora, aviadora, conductora, aventurera, arqueóloga o pirata, las botas deben ser tu elección sin lugar a dudas. El resto de las características que deben cumplir te lo contamos un poco más abajo.

Botines steampunk

Estéticamente hablando, el botín se asemeja más a un zapato que a una bota. Siempre cubre el empeine y algunas veces puede cubrir también el tobillo completo, aunque no es imprescindible. Si nos permites la licencia, se podría decir que el botín es un “zapato de cuello alto”.

En la época victoriana los botines se convirtieron en el calzado preferido de las mujeres, por eso los botines steampunk siempre serán una baza segura en la mayoría de los casos y de los personajes.

Zapatos steampunk

Cuando estés preparando el atuendo de una dama de la época, tu primera opción deben ser los zapatos de vestir que le aportarán un toque de elegancia. No suelen ser muy altos, pero sí muy bellos. Los encontrarás en multitud de colores, muchos de ellos fabricados con ante con pequeños dibujos estampados, y otros de seda, raso o brocado.

La importancia de los detalles

Hasta aquí sólo hemos hablado de los aspectos más básicos, pero lo que realmente distingue el calzado y las botas steampunk son los detalles. Hagamos un somero repaso por los más destacados.

Colores

A primera vista parece que el negro era el color predominante en el calzado de la era victoriana, debido a los cuarenta años de luto que la reina Victoria guardó por su esposo. Pero nada más lejos de la realidad. El marrón en sus múltiples tonos (desde el ocre al café, pasando por el canela, el castaño o el bronce) también fue muy utilizado y es el que más se asocia con la moda steampunk.

Pero los victorianos utilizaron muchos más colores. Aburridos ya de los colores sobrios de los tintes naturales, empezaron a fabricar tintes sintéticos a base de anilinas. Colores como el morado, el burdeos o el azul profundo fueron de uso habitual. Déjate seducir por ellos tú también.

Sujección

Si existe un detalle distintivo del calzado que nos ocupa es, desde luego, la forma en que se sujetaba y se adaptaba a los pies y las piernas. De forma similar al cierre de un corset, los cordones o las cintas permitían ajustarlos como un guante. Típicas también son las botas y botines abrochados con multitud de pequeños botones o con pequeños ganchos, abundancia de correas y hebillas, y los zapatos anudados con lazos.

Tipo de tacón

Dependiendo del uso que quieras darles, podrás elegir tus zapatos o botas steampunk con o sin tacón. Por ejemplo, si tu personaje es una especie de Indiana Jones que tiene que enfrentarse a miles de peligros, no parece muy práctico que lo encarames a unas botas con tacones de quince centímetros de altura.

En la época victoriana la altura más frecuente de los tacones oscilaba entre los seis y los siete centímetros. Si los prefieres más altos y te sientes cómoda con ellos adelante. Eso sí, sea cual sea la altura, el tipo de tacón debe ser de aguja o Luis XV. Para que te hagas una idea de cómo son los tacones Luis XV, por si no lo conoces, se podría decir que tienen forma de reloj de arena: anchos en la parte que se une al zapato, se van estrechando hasta la mitad de su altura y a partir de ahí se vuelven a ensanchar ligeramente hasta llegar al suelo.

Adornos

A estas alturas ya no tenemos que explicarte que las cadenas y los engranajes son los adornos más usados del estilo steampunk. Pequeños pulpos, arañas, libélulas y otros insectos también encajan bien. Los zapatos de gala admiten además bordados y aplicaciones de abalorios o lentejuelas.

A la hora de combinar

Un detalle muy importante que debes tener en cuenta, si no quieres estropear el conjunto, es el tipo de calcetines o medias que combinan bien con tu calzado steampunk. Los colores lisos, por muy fuertes que sean, darán buen resultado. Si prefieres los estampados elige sólo los de rayas verticales, rombos, cuadros ajedrezados o pequeños motivos.

error: Alert: Content is protected !!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar